modesto gayo

Blog Observatorio Desigualdades: Elección escolar y selección de familias en Santiago de Chile

Por: Modesto Gayo, Gabriel Otero y María Luisa Méndez

Es amplia la literatura en sociología, y ciencias sociales en general, que ha demostrado que las características socioeconómicas de los estudiantes y la entrega de información sobre el rendimiento de las escuelas producen importantes efectos en las elecciones escolares que hacen las familias. Estas investigaciones han estado enfocadas a hacer una evaluación del llamado modelo de elección escolar. Sin embargo, son pocas las contribuciones que han atendido a las restricciones o complejidades de la elección misma. Sea ello legal o no, sabemos que las familias son electoras tanto como son elegidas. Efectivamente, los colegios hacen un amplio uso de criterios de admisión que operan como un filtro de los niños, y con ello las familias, postulantes.

En esta nota de investigación ofrecemos información producto de una investigación en curso que tiene como objetivo general entender de manera compleja el proceso de reproducción de clase en Chile, con particular énfasis en las clases altas o medias altas. En la transmisión de capitales involucrada en la reproducción de posiciones de clase, la elección escolar ha devenido una decisión clave. Conocedoras de ello, las familias invierten un gran esfuerzo en ubicar a sus hijos en los mejores colegios, de acuerdo a su conocimiento y disponibilidad económica.

Los datos analizados proceden de la encuesta del proyecto Fondecyt Regular Nº 1140136: “Clase media alta en Chile hoy: sobre las viejas y nuevas barreras, prácticas y costos de la reproducción de la posición de clase”, dirigido por la investigadora María Luisa Méndez. De hecho, el instrumento de encuesta se aplicó a dos muestras representativas de la Región Metropolitana (RM), generándose dos encuestas paralelas con el mismo instrumento de medición. Por un lado, realizamos una encuesta a la población de 18 años o más que reside en las cinco comunas con mayor nivel de ingresos promedio de la RM (Vitacura, Las Condes, Lo Barnechea, Providencia y la Reina), muestra que para estos efectos hemos definido como segmento socioeconómico alto (“Barrio alto” en la Tabla 1). Por otro lado, hicimos una encuesta a la población de 18 años o más de toda la Región Metropolitana (“Reg. Metrop” en la tabla 1). La primera muestra se compone de 400 personas, mientras que en la segunda son 800 personas.

Tal como se presenta en la Tabla 1, los colegios a los que accede la población socioeconómicamente más aventajada solicitan en promedio 5.9 requisitos, mientras que en el caso de los colegios a los que acude la población general de Santiago, tal número disminuye prácticamente a la mitad, 3,1. Para todos los requisitos de admisión, el porcentaje es mayor en el segmento socioeconómico alto, aunque con muchas diferencias en los ratios (Barrio alto/Reg. Metrop). En este caso los ratios evalúan la magnitud (por ejemplo, el doble o el triple) de que un requisito sea solicitado más en el “Barrio alto” en comparación con la población general de la Región Metropolitana. Un primer grupo de requisitos es muy común, en cuanto se trata de exigencias de tienden a ser solicitadas frecuentemente con independencia del segmento socioeconómico de referencia: la evaluación de educación preescolar, el certificado de notas del establecimiento anterior, las entrevistas con padres, el examen escrito y la participación del niño en una sesión de juego. Pese a su masificación, algunos de ellos aparecen mucho más extendidos en el segmento socioeconómico alto.

Tabla 1. Requisitos de admisión, según tipo de muestra (1 y 2 son porcentajes)

Tabla 1

Un segundo grupo de requerimientos que se declara como parte del proceso de postulación a los colegios está permeado por obligaciones de índole religiosa. En este caso, se trata de: provenir de una familia cercana a la congregación religiosa a la que está vinculado el colegio, el certificado de matrimonio civil, ser descendiente de la comunidad asociada al colegio, el certificado de remuneraciones y certificado de bautismo y/o matrimonio eclesiástico. Dentro de este grupo, destacan las diferencias que se observan entre segmentos socioeconómicos en relación con los requisitos que buscan promover formas institucionalizadas de vínculo entre los padres del niño, especialmente orientados a la obligatoriedad del matrimonio por la iglesia. Así pues, es posible visibilizar requerimientos que permiten un mayor grado de distinción entre las familias postulantes, y que representan formas de selección que se orientan a perpetuar patrones de homofilia –es decir, preferencia por los iguales–  en las relaciones sociales del segmento socioeconómico más alto.

Un tercer grupo de requerimientos muestra diferencias importantes respecto de las formas de distinción del segmento socioeconómico alto. Los requisitos como cartas de recomendación y compra de acciones visibilizan formas de clausura y cierre del grupo que son bastante claras. Tal como se muestra en la Tabla 1, las razones dan cuenta de diferencias muy significativas, las cuales llegan a superar las ocho veces en la de compra de acciones. En suma, este tipo de obligaciones o barreras de entrada acentúan la necesidad de contar con un capital social exclusivo y los recursos económicos necesarios para pagar grandes cantidades de dinero en cuotas de incorporación, matrícula, y específicamente para formar parte de la administración financiera del colegio.

Una síntesis de las consideraciones previas se muestra en la Figura 1, en donde se comparan los ratios de las dos muestras de estudio en relación con cada uno de los requisitos, agregándose la información según el tipo de colegio al que acceden las familias. Como se ha señalado, los colegios “seleccionados” por la población más adinerada de la ciudad muestran diferencias importantes con aquellos en los que se matricula la población general. Esto ocurre más allá del tipo de colegio, aunque se acentúa notoriamente en los colegios subvencionados. Para ilustrar, en los colegios subvencionados del “Barrio alto” el requisito de ser descendiente de comunidad asociada al colegio es aproximadamente el triple en comparación con la población de la Región Metropolitana (H). En el caso de las cartas de recomendación es cerca del séxtuple (K). La única excepción clara se observa en el requisito de compra de acciones, donde el ratio entre la población del “Barrio alto” y la población general es extremadamente más alto en los colegios particulares privados (L).

En suma, los resultados sugieren que, más allá de la influencia de los capitales económico, social y cultural, la selección de los estudiantes y sus familias realizada por las instituciones educativas opera como un factor clave en la segregación que caracteriza al sistema educacional actual. De esta manera, contribuye a intensificar el encaje entre las elecciones familiar y escolar. En definitiva, ambas instituciones colaboran en la permanencia y transmisión de las posiciones de clase, proyectándose con toda probabilidad a reproducir la estructura social actual al Chile de las próximas generaciones ahora en formación.

Figura 1. Ratios de los requisitos solicitados por los colegios, según tipo de muestra.

Figura 1

Monica Gerber2

Blog Observatorio Desigualdades: La violencia como respuesta a la percepción de discriminación hacia los mapuche

Por: Monica Gerber y Valentina Castillo

¿Qué hace que personas mapuche favorezcan el uso de violencia como medio para reivindicar derechos y acceso a tierras? Los resultados de nuestros estudios sugieren que la percepción de discriminación y malos tratos por parte del sistema de justicia y de Carabineros hacia personas mapuche es un factor relevante en promover el apoyo a medios violentos de resolución del conflicto.

Según el Instituto Nacional de Derechos Humanos (2013), los mapuche sufren discriminación constante por parte del sistema de justicia y de carabineros: la aplicación desmedida de la ley antiterrorista y, como producto de lo anterior, la reducción de garantías del debido proceso, la impunidad de agentes policiales que han cometido actos excesivos de violencia, entre otros. Según datos de la Encuesta CEP “Los mapuche rurales y urbanos hoy” (2016) el 43,2% de los mapuche que vive en las regiones con mayor presencia mapuche reporta que ellos o alguien de su familia han sentido al menos algo de discriminación por ser mapuche en un tribunal o juzgado. De igual forma, según el Estudio Longitudinal de Relaciones Interculturales (ELRI) del Centro de Estudios Interculturales e Indígenas un 49,4% de personas mapuche percibe que Carabineros no trata con respeto a las personas indígenas en Chile.

Ahora bien, fuera de la gravedad de esta evidencia de discriminación, resulta importante evaluar cómo afecta a los mismos mapuche, así como también al desarrollo del conflicto y a las relaciones interculturales. La investigación internacional nos ha mostrado consistentemente que cuando minorías perciben un trato discriminatorio por parte de autoridades se sienten excluidas de la sociedad, están menos dispuestas a trabajar por el bienestar del país y apoyan en mayor medida acciones violentas para resolver los conflictos.

En el caso de Chile encontramos resultados similares en el marco del proyecto Fondecyt “Justificación del uso de la violencia por y en contra de persona mapuche en Chile”.  Preguntamos a personas de ascendencia mapuche acerca de su percepción sobre la justicia con la que son tratadas por Carabineros, así como si justifican el uso de violencia que activistas mapuche llevan a cabo para reivindicar derechos. Los resultados de dos encuestas realizadas en la Araucanía muestran que, al percibir discriminación en el trato por parte de Carabineros, las personas identificadas con el pueblo mapuche justifican en mayor medida el uso de la violencia como una forma de generar cambios en su situación (ver Figura 1). Una parte de esta relación es explicada por la legitimación de Carabineros: cuando personas mapuche se sienten discriminadas por la policía, tienden a desconfiar de sus acciones, abriendo paso a la aceptación de formas de violencia que se encuentran fuera del marco de la ley.

esquema_flechas
Figura 1. Relación entre injusticia en el trato de Carabineros a personas mapuche, legitimidad de Carabineros y justificación de la violencia de activistas mapuche

Estos hallazgos se ven reforzados por un experimento en el que pedimos a personas mapuche que leyeran uno de tres posibles informes (ficticios): el primer informe indicaba que el trato de Carabineros hacia los mapuche había mejorado, el segundo informe daba cuenta de un empeoramiento en el trato de Carabineros y el tercer informe hablaba de un tema distinto (grupo control). Las personas mapuche que leyeron que el trato era hoy mejor que antes tendían a legitimar más a Carabineros y a justificar en menor medida la violencia de activistas mapuche.

Por medio de estos estudios podemos concluir que un trato discriminatorio de Carabineros hacia personas mapuche genera mayor distancia hacia la sociedad chilena, menor confianza en las autoridades y un mayor apoyo de medidas violentas de resolución del conflicto.  La discriminación por parte de agentes del Estado comunica a los mapuche que es difícil lograr cambios por medio de mecanismos legales y aparece como una opción la búsqueda de medios alternativos como la violencia. Para comprender el conflicto que se vive hoy en la Araucanía es, por lo tanto, necesario considerar la responsabilidad que tiene el Estado chileno de asegurar que el pueblo mapuche reciba un trato justo y respetuoso. El uso de procedimientos imparciales y justos por parte del Estado a grupos mapuche puede ayudar a generar una mayor confianza de los mapuche hacia las autoridades y promover la búsqueda de soluciones pacíficas al conflicto.

Cristian Dona

Blog Observatorio Desigualdades: Educación y aceptación de inmigrantes

Por: Juan Esteban Fernández, Javiera Quijada y Cristián Doña Reveco

En Febrero de 1993 el diario La Nación publicaba que un famoso spa de la ciudad de Santiago había prohibido a una ciudadana coreana residente en Chile usar sus instalaciones debido a que los coreanos “huelen mal”; y por respeto a sus clientes el dueño indicaba que no podía dejar entrar ni a “homosexuales, lesbianas o Coreanos” (La Nación 2 de Febrero de 1993). Ese mismo año, otro periódico chileno, La Tercera (23 de agosto de 1993), realizó una encuesta en la que preguntaba “¿Está usted de acuerdo o en desacuerdo con la posibilidad que personas de los siguientes países se vengan a vivir a Chile?” Las respuestas mostraron una clara predilección por la inmigración alemana (54% aceptaría a estos inmigrantes) y un fuerte rechazo a la inmigración vecinal y asiática. Más de la mitad de los encuestados estaba en contra de recibir migrantes de China (54.6%), Corea (57.6%), Bolivia (60.5%), Perú (56.2%), y Argentina (51.2%).

Hacia esa fecha la cantidad de extranjeros en Chile aún era reducida, correspondía a no más de 114 mil personas y menos del 1% de la población total del país. La migración hacia Chile comenzó a cambiar alrededor de 1995 y poco más de 20 años después tenemos 465 mil extranjeros residiendo en Chile, lo que equivale a un 2,7% de la población total del país.

A partir de estos cambios en la cantidad de extranjeros, nos preguntamos ¿han cambiado en alguna manera las actitudes hacia los inmigrantes? Para responder esta pregunta buscamos encuestas realizadas en Chile, que tuvieran más de una medición, y cuyas preguntas fueran comparables. Estas tres condiciones se cumplen en la encuesta Latinobarómetro de los años 2009 y 2015 donde se mide el nivel de acuerdo con la afirmación “Debería haber leyes para prevenir la entrada de inmigrantes”.

Figura Blog migraciónFuente: Elaboración propia a partir de Latinobarómetro 2009 y 2015

Los resultados se pueden observar en la Figura. A diferencia de la pregunta del año 1993 a la que se hizo referencia, esta afirmación no define ni compara por país de origen. En este caso,  queda a criterio del entrevistado si está pensando en un inmigrante “ideal”, o un inmigrante que ve a diario, o alguna otra construcción de inmigrante. Como se observa en la Figura, el año 2009 existía una menor disposición favorable a la entrada de inmigrantes a Chile en relación al año 2015. Adicionalmente, las personas indecisas, que se manifestaban “Ni de acuerdo ni en desacuerdo” frente al enunciado, tienden a reducirse en 2015.

Al desagregar los resultados por nivel educacional, las únicas personas que el año 2009 están mayoritariamente en desacuerdo con la existencia de leyes para prevenir la entrada de inmigrantes son aquellos con educación superior completa. Las personas de otros tres niveles de educación—secundaria completa, secundaria incompleta y básica— presentan mayorías relativas a la opción de estar de acuerdo con leyes para prevenir la entrada de inmigrantes. Es interesante el caso de aquellos que sólo tienen educación básica que presenta el porcentaje más bajo de acuerdo con la afirmación (34%) y el más alto desacuerdo (30%) de los tres grupos mencionados.

Para el año 2015 se observan cambios interesantes. En primer lugar, el desacuerdo con la afirmación ahora es mayoritario en tres de los cuatro grupos de educación. La excepción corresponde a aquellos que tienen educación media completa, donde alrededor de un 37% está de acuerdo y un 39% está en desacuerdo con prevenir la entrada de migrantes. En todos los niveles de educación se reduce la preferencia por la participación de la categoría “ni de acuerdo ni en desacuerdo” entre los años 2009 y 2015. También disminuye entre uno y dos puntos porcentuales la opinión de acuerdo con una ley que prevenga la entrada de inmigrantes, con excepción de aquellos con educación básica que suben dos puntos porcentuales. Los porcentajes en desacuerdo se incrementan en esta segunda medición entre seis puntos porcentuales (educación superior) hasta 20 puntos porcentuales (secundaria incompleta).

¿Qué podemos concluir con esta información? En primer lugar, que los niveles de acuerdo con una ley que prevenga la entrada de inmigrantes corresponden a alrededor de un tercio de los encuestados. Esta es una especie de “voto duro” contra la inmigración. Esto puede significar que el aumento en el rechazo a posibles leyes anti-inmigrantes proviene de aquellos que estaban inseguros en el 2009. Dos posibles hipótesis podemos pensar a partir de esta información. La primera, altamente positiva, es que efectivamente la presencia de extranjeros en Chile ha disminuido el rechazo a los mismos. Esto se puede explicar, entre otros argumentos, por medio de la teoría del contacto de Gordon Allport. A medida que vemos más extranjeros e interactuamos cotidianamente con ellos, nuestro rechazo y prejuicios disminuyen. Una segunda hipótesis, más compleja, es que el análisis que cada grupo está haciendo depende del grupo de inmigrantes que quisieran recibir y al que—idealmente—se consideran más cercanos. Esta idea está basada en la encuesta publicada en La Tercera en 1993. Así, al no disponer de un grupo de inmigrantes de referencia, los encuestados piensan en los inmigrantes que quisieran recibir y no en aquellos que el país está efectivamente recibiendo.

_39A0291

Panel conversó acerca de los inmigrantes como votantes en Chile

El Instituto de Investigación en Ciencias Sociales (ICSO), junto al Observatorio de Desigualdades y COES, realizaron el panel de conversación sobre los proyectos MiniCOES “Los inmigrantes como votantes: Participación política de inmigrantes en las municipales 2016.”

La actividad se llevó a cabo en el contexto del lanzamiento de resultados del proyecto MiniCOES a cargo del investigador COES y académico de la Escuela de Sociología, Cristián Doña, “Los inmigrantes como votantes: Participación política de inmigrantes recientes en comunas seleccionadas del Gran Santiago”.

El proyecto tuvo como objetivo conocer las causas y factores que influyen en la decisión de participación política de los inmigrantes en Chile y su acceso a este derecho. Para ello, se analizaron las comunas de Estación Central, Santiago, Providencia e Independencia.

En la actividad, Cristián Doña, expuso los resultados del proyecto “Los inmigrantes como votantes”. “La idea de este estudio era responder una pregunta bastante simple, que era, ¿los migrantes votan o no?. El derecho existe, pero cómo saben de ese derecho, cómo se informan, cuáles son las razones por las cuales deciden votar. Partiendo de esa pregunta empezamos a pensar en el proyecto”, señaló el académico.

Además, Eduardo Thayer, académico de la Universidad Central, presentó los resultados del proyecto Fondecyt N° 1140679 “Estado chileno e inmigrantes latinoamericanos frente a frente, reconocimiento, respeto y expectativas de incorporación”. En este sentido, Thayer señaló que “sistematizamos lo que habían hecho, en términos de acciones y políticas orientadas a la población migrante, explícitamente”.

En el panel de conversación participaron Carolina Tohá, ex alcaldesa de la comuna de Santiago, Rodrigo Sandoval, jefe del Departamento de Extranjería y Migración (DEM), Hector Pujols, dirigente de la Coordinadora Nacional de Inmigrantes y Benjamín Maturana, coordinador ejecutivo del Centro de Estudios Horizontal.

La ex alcadesa de Santiago, señaló que “a pesar de que ha pasado todo este tiempo, todavía no hay ni una puesta al día de la ley de migraciones, ni la estructuración de una política sistemática a nivel nacional, aunque sí ha habido iniciativas y programas muy valiosos, pero que no logran constituir todavía una política y yo diría tampoco ha habido un debate en estas materias”.

Por su parte, Rodrigo Sandoval explicó que “la migración está dejando de ser excepcional y nosotros hablamos de más movilidad, porque hoy día la circunstancia, o la decisión o la intención de vivir en un lugar distinto al cual nacemos, es una decisión-intención cada vez más extendida y que es parte del plan de vida de una cantidad de población cada vez mayor”.

Con respecto a la integración, “hacer un acto folclórico, no es integración, no son políticas de integración” opinó Hector Pujols. Finalmente, Benjamín Maturana indicó que “el inmigrante se siente como no perteniente de nuestra sociedad y fuera del sistema electoral”

DSCF5857

Entrevista a Brendan Mullan: el ascenso de las neo-desigualdades

  • Entrevista, traducción y edición: Cristóbal Moya
  • Transcripción: Yanko Pavicevic

En el marco del seminario sobre desigualdades ICSO-Observatorio de Desigualdades “The rise of neo-inequality”, entrevistamos al profesor B Mullan (Michigan State University). El profesor Mullan expuso a partir de su artículo “The Sociology of Inequality and the Rise of Neo-Inequality” publicado en Sociological focus. Tanto el seminario como la entrevista tuvieron lugar el jueves 9 marzo en la Facultad de Ciencias Sociales e Historia UDP. La propuesta del académico apunta a comprender las nuevas desigualdades que han surgido al alero del desarrollo mundial del neoliberalismo. A su vez, consiera estrategias para abordar estas neo-desigualdades y analiza la posición de los cientistas sociales en esta tarea.

Neo-desigualdades

C: Has propuesto un enfoque nuevo para abordar las desigualdades aparecidas desde fines del siglo XX, haciendo un llamado a realizar cambios en la política social. En esta postura el neoliberalismo destaca como una referencia central en la emergencia de las neo-desigualdades. La sociología tradicionalmente ha estudiado las desigualdades en distintos periodos, destacando el rol de factores como la clase, la raza, el género, entre otros. Ya que has acuñado el término “neo-desigualdades”, ¿en qué sentido una neo-desigualdad es cualitativamente distinta de las antiguas desigualdades? Me refiero a ¿qué es lo nuevo en estas desigualdades?

B: El término neo está tomado directamente desde el concepto de neoliberalismo. La pregunta remite a cómo el liberalismo difiere del neoliberalismo, cómo la desigualdad se distingue de la neo-desigualdad. Para mí “neo” captura la esencia de la transformación social que subyace a las desigualdades, la transformación social incrustada con la adopción del neoliberalismo como una ideología, del neoliberalismo como un sistema de gobernanza y del neoliberalismo como un conjunto de políticas (policies). Esas tres conceptualizaciones del neoliberalismo vienen fundamentalmente a transformar la sociedad en la que vivimos; esa transformación da lugar a una serie de desigualdades. Dado su lazo con el neoliberalismo, las llamo neo-desigualdades.

C: También mencionas que no existe algo así como “buena desigualdad”. ¿Qué le dirías a quienes argumentan que las desigualdades mejoran la competitividad y, por tanto, la eficiencia en los resultados?

B: Como explicaba en la discusión de la mañana, si acaso eso fuera verdad, lo es solamente hasta un punto de maximización.

C: Solo hasta un nivel tope de desigualdad…

B: Correcto, y más allá de ese punto de maximización, que puede alcanzarse muy rápido, la desigualdad no beneficia una operación o producción eficiente de la sociedad. Mi conceptualización de la desigualdad es más amplia que la definición económica convencional de la desigualdad que gira en torno al concepto de ingreso.

Mecanismos que reproducen la desigualdad

C: Cuando hablas de mecanismos que reproducen la desigualdad, como el acaparamiento de oportunidades y la explotación, ¿cómo es que estos tienen lugar u operan en la sociedad? ¿Podrías pensar en algún ejemplo para América Latina?

B: El acaparamiento de oportunidades y la explotación remiten a la idea de capturar una serie de características para el beneficio propio. Un ejemplo sería el privilegio de vivir en una comunidad cercada: la privacidad, la seguridad, el confort, la exclusividad, la exclusión de otros serían una oportunidad para acaparar beneficios para sí mismo. De manera similar, la mercantilización y privatización de la educación: uno puede acaparar educación en tanto pueda pagarla. Así, el acto de pagar por una oportunidad, el acto de acaparar una oportunidad a través de pagos, lleva fácilmente a la explotación de esa oportunidad para el beneficio personal.

C: ¿Te refieres a la explotación de esa oportunidad?

B: ¡Sí, absolutamente! La explotación de las oportunidades. Acaparar la oportunidad no te va a beneficiar a menos que la explotes…

C: Tienes que poder explotarla para beneficiarte…

B: Correcto…

C: En tu descripción de los marcos categóricos que legitiman las desigualdades, los actores subalternos o que no son de la elite parecen condenados a adoptar los marcos de la elite. ¿Existe una forma de revertir esta subordinación?

B: [risa]…primero, debo explicar por qué ellos adoptarían los patrones y privilegios de la elite. Para mí, eso ocurre porque tales privilegios son ejemplificados y glorificados en este régimen de aspiraciones neoliberales. Como describí en la mañana, existen características adquiridas y adscritas y las características adquiridas son prontamente vistas como las características deseadas. Ahora, en cuanto a si pueden o no ser resistidas…para mí es una pregunta muy difícil; la noción de logro o realización en términos neoliberales se ha incrustado tanto, ha sido tan aceptada en los últimos años, que la hemos aceptado. Aún así, veo el comienzo de un cambio…

C: ¿En qué sentido?

B: No viene en las direcciones que hemos esperado. Veo en el surgimiento del populismo actual, de la actual politización del populismo, tanto en la derecha como en la izquierda, muy distintos por cierto. Con el populismo de derecha, el surgimiento de movimientos anti Unión Europea y luego en el movimiento por el Brexit en el Reino Unido, el ascenso de Donald Trump, el potencial ascenso de Marine Le Pen, el surgimiento de un partido búlgaro de derecha, la reacción de Europa a la crisis de los refugiados sirios. El populismo de izquierda está ilustrado en la popularidad de Bernie Sanders. Es muy extraño, buscan resultados similares, buscan resistir el establishment neoliberal, el orden que impera, pero lo buscan desde distintas posturas. La postura de derecha está desafecta y desencantada. La postura de izquierda es, disculpando la expresión, una aceptación políticamente correcta de las diferencias. El dilema que enfrentamos se refiere a dos posturas radicalmente diferentes que reaccionan contra el mismo poder percibido de la elite.

C: De esa forma, ¿ves el ascenso de Donald Trump como una resistencia al neoliberalismo?

B: Totalmente, una de las conclusiones que mencionaba esta mañana cuando no tenía tiempo para elaborar más es este disenso… el aumento en el descontento se traduce en desesperanza y esa postura aparece repetidamente en Donald Trump. Recientemente Donald Trump anunció que acabaría con el Obamacare, el programa de salud pública en EE.UU., eso va a dañar esa misma postura, están yendo contra sus propios intereses.

C: …pero también contra el neoliberalismo

B: Pero también contra el neoliberalismo, incluso si no pueden articularse, organizarse…y lo mismo ocurrió con el Brexit. La pérdida de trabajos de manufacturas, la desaparición del contrato social, la incapacidad de proyectar que a los propios hijos les vaya mejor que a uno, generación tras generación…Todo eso ha desaparecido y nuevamente, si me puedo explayar al respecto; a pesar de la retórica exitosa de Donald Trump, esos puestos de trabajo no van a volver. Esta ilusión de hacer EE.UU. grande nuevamente (“Make America great again”) atenta contra el contrato social, para los graduados de secundaria, los trabajos en manufacturas, con los sindicatos apoyando un nivel de salarios que alcance para beneficios de salud, para beneficios de pensión, en fin, poder comprar una casa…La retórica política es “trabaja duro, paga tus cuentas y serás recompensado”. Por supuesto, este nunca es el caso y esos trabajos no volverán. La globalización desplazó esos trabajos a otras partes, México, China…contribuyendo al declive de la manufactura, así como lo ha hecho el aumento en la automatización. El énfasis actual está en cómo resistir, desde la automatización y la prescripción de políticas, por supuesto. Entrenamientos de habilidades, post entrenamiento, preparación para la economía de servicios…

Sociología y psicología social

C: Cuando hablabas de los marcos categóricos de la elite, pensaba en la teoría del habitus de Bourdieu y la crítica usual que se le hacía a su teoría en relación a que las personas no pueden cambiar.  Menciono esto porque cuando describes las neo-desigualdades enfatizas una dimensión cognitiva, así como promueves el diálogo entre la sociología y la psicología social. ¿Qué contribución ves en este enfoque interdisciplinario para estudiar las desigualdades? ¿Necesita la sociología más psicología social?

B: La sociología siempre ha tenido un componente de la psicología social…

C: ¿George Herbert Mead, por ejemplo?

B: Correcto, correcto. Sin embargo, el aumento en los últimos diez o quince años de una psicología social más conductual, por ejemplo, el ascenso de la economía conductual (behavioural economics) y la incorporación de la psicología de la conducta en la toma de decisiones, el método experimental y la aplicación de un grupo control frente a uno de tratamiento rigurosamente aplicado…uno comienza a comprender la distribución económica y el desarrollo de políticas pública de forma muy interesante. Cómo beneficiar con esto al área de los marcos de pensamiento que propongo que subyacen a la percepción de la desigualdad es algo que tengo que estudiar más. No quiero evadir tu pregunta, pero hay algunas partes de mi pensamiento que todavía son emergentes. Particularmente, incorporo los métodos conductuales. Veo el inicio de un futuro revitalizado para la psicología social. Sigo luchando por incorporar eso en mi trabajo, no soy un psicólogo social, ni por entrenamiento o definición, pero sospecho que voy a seguir en esa dirección.

Transformar la desigualdad

C: Si las desigualdades persisten debido a una negligencia colectiva, como mencionas en tu artículo, y el contexto neoliberal tiene una buena parte de la responsabilidad en esto, ¿cómo deberían abordarse las nuevas políticas (policies) en términos políticos (political terms)?

B: En términos politicos, esto es muy difícil. Algunos países han sido más exitosos que otros. La implementación de un ingreso básico universal en Finlandia es observado con mucho interés. Existe mucho escepticismo en EE.UU. y el Reino Unido, los diseñadores de políticas públicas y quienes toman decisiones políticas son muy escépticos respecto a si puede ser aplicado. La aplicación de un ingreso básico universal enfatiza una separación, un divorcio, entre el trabajo y la recompensa. Tradicionalmente en el mundo moderno y en la era postmoderna o postindustrial ha habido un estrecho lazo entre trabajo y recompensa. Por fuera de ese lazo, hay un athema de que la intervención produce bienestar. Los programas que enfatizan la política de un ingreso básico universal necesariamente reconocen que puede haber una separación entre trabajo y recompensa, algo muy explosivo; particularmente para la derecha, para los más conservadores del espectro político. Sin embargo, habiendo dicho esto, existen precedentes. Por ejemplo, el Reino Unido tiene una subvención para niños que es un programa antiguo y bien establecido. Se trata de una subvención familiar para los niños pequeños que es independiente de la riqueza de la familia. Ahora, nuevamente, existen movimientos que quieren cambiar esto, limitar la subvención a las familias más ricas. El precedente en Brasil, aunque actualmente ha perdido simpatía por la crisis económica: los brasileños han promovido la distribución universal del bienestar, aunque muy politizado desde la perspectiva de los sucesores de Lula da Silva. New Jersey es también un caso de estudio donde se ha demostrado muy claramente que las viviendas públicas pueden ser provistas en el municipio de New Jersey y que este puede disminuir su segregación de forma exitosa a través de una entrega de viviendas públicas de calidad. Ahora bien, estos ejemplos están en curso, deben seguir siendo estudiados y pensados.

C: Una última pregunta. Me parece muy interesante la referencia que haces respecto al rol de espectadores que tienen los sociólogos en el proceso histórico de ascenso de las desigualdades. ¿Cuál es nuestro rol, como sociólogos, en la transformación de las desigualdades?

B:  Una de las cosas que propongo, en el principio y el final de mi artículo, es la idea de que los sociólogos se han relegado a los márgenes de la discusión. Estoy de acuerdo con algunos colegas en que nos hemos auto infligido esta posición. Ahora necesitamos tomar nuestro trabajo y nuestros ejemplos para hacerlos socialmente relevantes y aplicables a la política social. Mathew Desmond, un académico joven, que publicó recientemente su libro Evicted, vivió en un tráiler en un parque de viviendas de bajos ingresos en Milwaukee y examinó las estrategias de supervivencia de los más pobres de los pobres a través de un trabajo de campo extenso. Su libro atrajo mucha atención, es un tipo de investigación que reposiciona a los sociólogos, es una investigación etnográfica muy rica y cuidada. No describe la mecánica de ser pobre, sino que las estrategias de supervivencia que adoptan los pobres para enfrentar sus condiciones. Yo pienso que eso es un terreno fértil para los sociólogos que continúan esa tradición, ese tipo de trabajo.

C: ¿Piensas que los sociólogos debiéramos involucrarnos en la elaboración de políticas?

B: Pienso que ciertamente merecemos un asiento en la mesa. Creo que los necesitamos, necesitamos llevar al proceso de diseño de políticas el trabajo de campo detallado y cuidadoso de la investigación etnográfica y por encuestas. También puedes utilizar una perspectiva demográfica, investigación con el censo…pero hemos sido relegados. En las últimas décadas no hemos tenido un asiento en la mesa donde lo han tenido los economistas y otros cientistas sociales. Estamos conscientes de aquello y estamos comenzando a hablar al respecto.

 

LOGO OBSERVATORIO APL wide 2

Seminario “Reasentamiento de refugiados colombianos y palestinos en Chile y Brasil”

La doctora Marcia Vera presentará en el seminario “Reasentamiento de refugiados colombianos y palestinos en Chile y Brasil” en el marco de los seminarios ICSO-Observatorio de Desigualdades”. Este será el jueves 5 de enero entre las 11:30 y las 13 horas en la sala del decanato de la Facultad de Ciencias Sociales e Historia en Ejército 333.

La presentación busca explorar las negociaciones y relaciones de poder entre los actores involucrados en el reasentamiento de un grupo de refugiados colombianos y palestinos en Chile y Brasil. Para esto, se exploran las tensiones generadas entre diferentes actores (incluyendo los refugiados reasentados, el ACNUR, ONGs y los gobiernos) y se cuestiona cómo estas relaciones afectan la experiencia de reasentamiento. Con el fin de explorar estas dinámicas, se desentrañan las políticas del reasentamieno a través de las percepciones y encuentros cotidianos entre los refugiados y las instituciones que ejecutan los programas de reasentamiento en Chile y Brasil. El argumento es que tanto los refugiados reasentados como los programas de reasentamiento en cada país crearon un conjunto de expectativas en torno al reasentamiento incluso antes de la llegada de los refugiados. El análisis presentado discute cómo las expectativas variaron (o no) entre los grupos y los países de acogida, y cómo le dieron forma a la experiencia de reasentamiento. En muchos casos, las expectativas de los refugiados se convirtieron en “promesas incumplidas” generando frustración y desconfianza entre los refugiados y el programa de reasentamiento. Finalmente, se sostiene que debido a las tensiones surgidas entre los actores y la decepción de los refugiados en el país anfitrión, las incertidumbres radicales de los refugiados creadas por el desplazamiento y el conflicto se extienden y normalizan como parte de la experiencia del reasentamiento.

Marcia Vera Espinoza es PhD en Geografía Humana de la Universidad de Sheffield y Master en Estudios Internacionales de la misma Universidad. Periodista y Licenciada en Comunicación Social de la Universidad de Chile (2006). Se desempeña como investigadora asociada del proyecto “Prospects for International Migration Governance” (MIGPROSP) en el Departamento de Política de la Universidad de Sheffield, Inglaterra. El proyecto es liderado por el Profesor Andrew Geddes y financiado por el European Research Council.

15110479_1322399374478252_4320985506796235807_o

Cinco integrantes del Observatorio de Desigualdades presentan en Conferencia COES-LSE 2016

Entre los días 2 y 4 de noviembre se realizó con éxito la Conferencia COES-LSE 2016. Cinco miembros del Observatorio expusieron en cinco paneles, abordando distintas dimensiones de las desigualdades sociales en Chile. La Conferencia además contó con expositores de investigadores nacionales, latinoamericanos y de otros países.

El director del Observatorio, Cristián Doña, organizó y presentó en el panel Migración internacional reciente y desigualdad en Chile. En su ponencia titulada Migración y estructura social en Chile, el académico abordó las consecuencias de la migración a este país, describiendo los espacios en los cuales los inmigrantes se incorporan a la estructura social chilena. A partir del marco analítico de la teoría de la asimilación segmentada, el profesor Doña investigó el grado en que la incorporación de inmigrantes depende del contexto de recepción, considerando también las características étnicas y raciales de los inmigrantes. En específico, utilizando datos de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen) 2013, el sociólogo indagó en cómo se están incorporando los nuevos inmigrantes a la sociedad chilena según su región de origen.

Los académicos María Luisa Méndez y Modesto Gayo expusieron conjuntamente en el panel Desigualdad socio espacial y reproducción social en las clases medias altas en ciudades globales. En la ponencia titulada Socio-spatial inequality, school and residential choice within the “privileged”: Upper middle class reproduction in Santiago mostraron hallazgos del proyecto Fondecyt regular donde analizan cómo la clase media alta despliega sus capacidades tradicionales, tales como la decisión de dónde residir o en qué escuela matricular a los hijos, para mantener su posición en la estructura social. Adicionalmente el profesor Gayo expuso en el panel Desigualdades en el consumo cultural y digital la presentación Testing the universalism of Bourdieu’s homology thesis: structuring patterns of leisure participation across countries, junto a los académicos Dominique Joye. y Yannick Lemel.

La profeso15025558_1322430024475187_4140765618793011191_ora Méndez también moderó la conferencia dictada por el académico británico Mike Savage, donde este último destacó la importancia de la temporalidad y la espacialidad en el análisis del rol de las clases sociales en el siglo XXI.

La académica Monica Gerber participó en el panel Historical and current social inequalities in Chilean society: the case of the Mapuche indigenous people, donde expuso los resultados de su investigación Fondecyt postdoctoral sobre la justificación de la violencia entre mapuches y carabineros. En su estudio, la académica mostró el rol moderador que posee la percepción de maltrato por parte de carabineros hacia mapuches en la justificación de la violencia de estos últimos. Además, la académica junto a Cristóbal Moya –también miembro del Observatorio–, organizaron el panel Procedural justice in highly unequal contexts: fair treatment, respect, and rules. En este panel los académicos presentaron un avance de su investigación sobre la interacción que se produce entre las percepciones de justicia distributiva –qué tan justa se considera la distribución de recursos y oportunidades– con las percepciones de justicia procedimental –qué tan justo parece el trato hacia las personas– para explicar las disposiciones hacia el cambio social y las preferencias igualitarias en Chile.

Para más información sobre la conferencia ingresar aquí.

dsc_6922

Exitosa realización del seminario “Exilio, Violencia y Estado”

El pasado lunes 7 de noviembre se realizó en la Biblioteca Nicanor Parra el seminario Exilio, Violencia y Estado donde se presentaron las reflexiones de cinco académicos sobre la migración forzada, con énfasis en el exilio. El conjunto de ponencias fue comentado por el académico de la Universidad Andrés Bello–COES Mauro Basaure.

La primera exposición fue realizada por Enrique Coraza de los Santos (Universidad de Comillas, España), quien problematizó los factores a los que tradicionalmente se atribuyen a las razones de migración. El académico argumentó sobre la necesidad de considerar entramados complejos de estos factores donde, además de conflictos políticos, bélicos y factores económicos, también entran en juego cuestiones de índole medioambiental. Luego, Mariana Norandi (Universidad del País Vasco, España) abordó el caso de los exiliados uruguayos en España. En particular, la académica se enfocó en los hijos de aquellos exiliados que no han retornado a Uruguay desde el fin de la dictadura. De tal forma, analizó desde una perspectiva generacional la configuración identitaria de aquellos hijos considerando la experiencia del exilio como una fractura que redefine la identidad a partir de dimensiones (des)territoriales.

En tercer lugar, Mónica Gatica (Universidad Nacional de la Patagonia, Argentina) reflexionó sobre el rol del trabajo en el exilio de obreros chilenos en el noreste de Chubut, en la Patagonia argentina. La académica destacó la importancia del trabajo como factor organizador y estabilizador, en la medida que facilitó una mayor seguridad en la sociedad receptora, así como posibilitó superar la transitoriedad de los exiliados. La cuarta presentación fue realizada por Carolina Ramírez (Universidad Alberto Hurtado, Chile) quien actualmente es investigadora postdoctoral en la línea espacio y migración del Programa Interdisciplinario de Estudios Migratorios (PRIEM). La académica se concentró en el rol de lo diaspórico respecto al caso de “el piquete de Londres”, ocurrido a propósito de la detención de Augusto Pinochet en Londres el año 1998. La situación, según la académica, dio lugar a una rearticulación del vínculo entre exiliados chilenos y Gran Bretaña con implicancias para el repensar el sentido de hogar, pertenencia y desplazamiento de este grupo diaspórico.

dsc_6908Finalmente, Cristián Doña, director del Observatorio de Desigualdades y académico de la Universidad Diego Portales, expuso resultados de su tesis doctoral sobre la memoria de exiliados en EE.UU. y su relación con la construcción del Estado-nación chileno. A partir de historias orales de exiliados chilenos residentes en el midwest el académico analizó la memoria sobre el Chile de la Unidad Popular (1970-1973) y de las posteriores visitas de los exiliados a este país. De tal forma, se problematizaron la memoria del exilio respecto a la construcción del Estado-nación, así como las consecuencias del retorno temporal de los exiliados en el desarrollo del país. Por lo mismo, el director del Observatorio enfatizó el rol que posee la memoria sobre el futuro en términos de las proyecciones que genera tanto sobre la identidad, la ciudadanía y el Estado-nación.

holocaust-1621728_1280

Seminario “Exilio, Violencia y Estado”

La Universidad Diego Portales, junto al Programa Interdisciplinario de Estudios Migratorios (PRIEM), la Universidad Alberto Hurtado y el Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social (COES) organizan el Seminario “Exilio, Violencia y Estado”. Además cuenta con el patrocinio del Observatorio Iberoamericano sobre Movilidad Humana, Migraciones y Desarrollo (OBIMID), del grupo de trabajo de CLACSO “Violencia y Migraciones Forzadas” y  y de los proyectos FONDECYT Nº 3160327 y CONICYT/PAI Nº 82140058.

La actividad se realizará el lunes 7 de noviembre a las 14:00 hrs., en la sala B-31 de la Biblioteca Nicanor Parra, ubicada en Vergara 324, Santiago.

Esta jornada constituye un espacio de diálogo y reflexión en torno a la migración forzada, particularmente exilio. Integrando análisis conceptual con la presentación de diversos estudios de caso, se discutirán sus diferentes dimensiones y la prevalencia que aún tiene este tipo de violencia de Estado en la vida de quienes han sido desplazados por razones políticas. Así mismo, contextos latinoamericanos y aquellos de los países receptores, y la experiencia del exilio tanto durante la dictadura como en un contexto postdictatorial, se traerán a la mesa para promover una aproximación comprehensiva y comparada.

En la ocasión participarán como expositores Enrique Coraza de los Santos, doctor en Historia, Universidad Salamanca. Miembro del Observatorio de Movilidad Humana (OBIMID-Universidad de Comillas), coordinador del Grupo de Estudios de Migración y Procesos Transfronterizos (ECOSUR-CONACYT) y co-coordinador del Grupo de Trabajo (CLACSO) sobre Violencia y Migraciones Forzadas. Además, es miembro del Programa Interinstitucional de estudios sobre migraciones, exilios y refugios (Universidad de La Plata). Además, presentará Mariana Norandi, doctoranda en la facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación, Universidad del País Vasco. Miembro del Grupo de Trabajo (CLACSO) sobre Violencia y Migraciones Forzadas, Mónica Gatica, doctora en Historia, Universidad de La Plata. Miembro del Grupo de Trabajo (CLACSO) sobre Violencia y Migraciones Forzadas, Carolina Ramírez. Doctora en Sociología Visual, Goldsmiths, Unversidad de Londres. Actualmente es investigadora postdoctoral en la línea espacio y migracióndel Programa Interdisciplinario de Estudios Migratorios (PRIEM) y académica en la Universidad Alberto Hurtado y Cristián Doña, doctor en Sociología e Historia, Michigan State University. Actualmente Académico  la Escuela de Sociología, Investigador ICSO y director del Observatorio de Desigualdades de la Universidad Diego Portales e Investigador del Centro de Estudios del Conflicto y Cohesión Social (CONICYT/FONDAP/15130009). Comenta Mauro Bassaure.

seattle

Director del Observatorio presenta en ASA 2016

El director del Observatorio de Desigualdades y académico del departamento de sociología de la UDP, Cristián Doña, presentó en la 111 reunión anual de la American Sociological Association (ASA). Esta tuvo lugar en Seattle, EE.UU., bajo la temática “Rethinking social movements: Can changing the conversation change the world?”

El profesor Doña presentó la ponencia “National Identity, Racialization, and Criminalization: Chilean Carabineros and Recent Regional Migration” donde problematizó la construcción racializada de los inmigrantes recientes por parte de la policía chilena. La presentación evidenció que la relación entre Carabineros de Chile, en tanto agencia estatal, y la migración reciente se enmarca en una construcción sociohistórica de la identidad chilena. Al respecto, un primer elemento que se destacó fue la negación de discriminaciones raciales y de la presencia misma de un fenómeno de raza en la construcción histórica de Chile.

El estudio presentado analizó grupos focales con carabineros que trabajan en comunas con alta proporción de inmigrantes con el objetivo de indagar en la construcción y percepción de la inmigración reciente por parte de los uniformados, considerando tres dimensiones: nacionalidad y clase social, familia y vida social, así como racialización . Los resultados apuntan a una percepción mayormente negativa de los inmigrantes recientes, así como una racialización constante de ellos por parte de la policía.

Adicionalmente, el director del Observatorio argumentó que la posición de clase de los migrantes recientes  tiene un rol importante en la relación entre estos últimos y los carabineros. La asociación entre inmigrantes recientes y la pertenencia a clases bajas contribuye a la criminalización por parte de la policía, así como a representarlos como un problema de seguridad pública. En contraste, también se destacó la falta de orientaciones y procedimientos formales respecto a cómo lidiar con la migración manifestada por carabineros. Según Cristián Doña, se trata de un vacío importante porque impide una incorporación justa y segura de las comunidades migrantes en Chile.

En esta dirección, la ponencia concluía enfatizando que toda política migratoria debe incorporar una estrategia para construir una relación entre la policía, las comunidades locales y los migrantes en un nivel micro.