Familias monoparentales con jefatura masculina y su experiencia en los centros de salud familiar

Matías Bilbao & Carolina Herrera | Nuestra tesis abarca las perspectivas de desigualdad y masculinidad enmarcadas en la lucha de los padres- hombres solteros por el cuidado de sus hijos y las relaciones que establecen en los Centros de salud familiar. Se realizaron entrevistas semi-estructuradas a padres de familia monoparentales con jefatura masculina así como también entrevistas a funcionarios de distintos Centros de Salud Familiar de la Región metropolitana para comparar las miradas en el asunto.

Los resultados que obtuvimos en la investigación nos hablan de una lucha por parte de los padres en los procesos de crianza de sus hijos, que no siempre cuentan con apoyo externo, ya sea familiar o estatal, dificultando así el diario vivir. Dentro de La relación que se establece con los centros de salud podemos decir que por parte de los funcionarios se presentan distintas inquietudes. En un primer lugar, la inquietud sobre los padres, ya que en la actualidad siguen latentes estereotipos sobre la maternidad y paternidad, en este caso el cuestionamiento del rol como padre/madre en el caso de familias monoparental con jefatura masculina.

Como mencionamos, los estereotipos siguen latentes, esta imagen materna de la crianza se encuentra arraigada en los centros de salud, mientras que la figura paterna pasa a jugar un segundo rol en los tratamientos de salud, relegando la participación del hombre. Los centros de salud familiar se articulan bajo el binomio materno/paterno con el fin de lo que los niños tengan un desarrollo “integral”. Se promueve la participación masculina que se encuentra medio ausente, a través de la flexibilización de horarios para padres que trabajan. En particular, los relatos de las funcionarias estaban en base a los padres que no se hacen cargo recurrentemente de sus hijos sino que cumplen funciones en conjunto con la madre de los niños. Cuando se refieren a los padres solteros y los casos dentro de los centros de salud, manifiestan una buena relación y una preocupación por parte de los padres, calificando estas relaciones como de “cercanía” y “confianza”.

Un hallazgo interesante fueron las trayectorias al padre soltero, se consideraron tres vías, a través de la viudez, separación o la madre delega el cuidado, el punto importante aquí es que ningún padre elige ser “padre soltero” por lo que es una condición impuesta a la familia que debe conformar, ninguno de nuestros entrevistados tuvo como opción no ser padre por las condiciones recién mencionadas. A las familias monoparentales con jefatura masculina se les presentan distintas dificultades en el proceso de crianza, con esto no queremos decir que son ajenos a las familias monoparentales de jefatura femenina, pero los padres solteros deben sortearlas de distinta manera, por ejemplo no contar con un apoyo económico directo o bien no contar con ayuda inmediata abogando al hecho de que “normalmente los hombres no se hacen cargo de sus hijos”

En conclusión, se puede decir que las familias monoparentales de jefatura masculina no distan mucho de las femeninas en cuanto a los quehaceres que se tienen en el diario vivir, sin embargo la lucha más particular la lidian los padres quienes deben asumir el doble rol (madre y padre), para el cual no fueron educados, ni familiar ni socialmente, siendo este punto el que más se observa dentro de nuestra investigación. Podemos decir que en materia de género, si bien se han realizado avances, como la creación del SERNAM y otras políticas estatales, aún hace falta una legislación correcta y un apoyo estatal adecuado para el desarrollo de este tipo de familias de padres que deciden hacerse cargo de sus hijos. Ya que, si en Chile no se mantiene una legislación activa en temas de género, ¿Con qué recursos contamos para apaciguar desigualdades en este ámbito?

Link al documento en pdf

Contacto

Carola Herrera: [email protected]

Matías Bilbao: [email protected]