Tres actores relevantes en la lucha antidictatorial y la defensa por los derechos humanos durante la dictadura de Augusto Pinochet

Tres actores relevantes en la lucha antidictatorial y la defensa por los derechos humanos durante la dictadura de Augusto Pinochet

Por: Natalia Cortés, Consuelo Vera y Martín Santander, Sociólogos Universidad Diego Portales

 

El 11 de septiembre de 1973, el rol de la radio no fue menor, pues a las 9:20 horas, el presidente Salvador Allende llamaría a la red radial “La voz de la Patria” para despedirse de la ciudadanía a través de un discurso conmovedor, mientras que las Fuerzas Armadas intentaban llevar a cabo un Golpe de Estado en el país («El golpe en la radio», 2018). Ya en el poder, la Junta Militar decretará que quedan prohibidos los medios de comunicación que no sean aprobados por el Estado, naciendo en consecuencia, la prensa clandestina (Gunther & Mughan, 2000). La clausura de la libertad de expresión es uno de los ejemplos que utilizó la Junta Militar desde sus inicios para instaurar el terror y la inestabilidad en el orden social chileno. La sistemática violencia política se impuso en la sociedad con la justificación de salvar a una patria amenazada y la necesidad de transformar e instaurar un nuevo orden social para el país (Huneeus, 2000). Familias, organizaciones sociales y políticas sufrieron la acción del terrorismo de Estado.

Sin embargo, diversos actores del momento tales como organismos y familiares de personas detenidas o secuestradas, se fueron articulando para responder a la violencia y la represión mediante diferentes dinámicas de denuncia y protección por la violación a los derechos humanos. De esta manera surgió “una verdadera red humanitaria funcionando prácticamente en la clandestinidad, que ofreció refugio y ayudó a conseguir resguardo a las personas más perseguidas” (CODEPU, 2015: 22).

A partir de tres investigaciones efectuadas en el marco de la práctica electiva “Documentos históricos del trabajo antidictatorial en Chile (1973-1990)” realizada en base a un análisis de documentos consultados en el catálogo Tesauro de Derechos Humanos del archivo del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos (MMDH) correspondiente al Centro de Documentación (CEDOC), la presente entrada del blog busca dar cuenta del rol de parte de estos actores políticos y sociales relacionados con la lucha antidictatorial en Chile.

Análisis transnacional de la Radio Berlín Internacional (RBI): solidaridad e identidad social [1]

De los cuatro tópicos claves difundidos de manera clandestina en Radio Berlín Internacional destaca, en primer lugar, “la denuncia de los crímenes de la Junta Militar”, abordada por medio de testimonios de presos políticos que presenciaron torturas y/o fueron víctimas de éstas en campos de concentración, siendo el Estadio Nacional el centro de tortura que más se repite en los relatos. Por medio de estos testimonios, se reafirma que la represión es real, además de dar a conocer sobre el rol activo de la DINA/CNI en dichos acontecimientos. En segundo lugar, están las “declaraciones de agrupaciones de familiares de detenidos desaparecidos”, quienes, además de hablar de la organización, cuentan sobre la desaparición de algún familiar o amigo/a. Su propósito es denunciar las violaciones de los derechos humanos que estaban ocurriendo en ese momento. El tercer tema destacado es la “solidaridad como motor de cohesión social”, pues la palabra “solidaridad” y sus derivados (militante, material, internacional, moral y espiritual) se vuelven conceptos mencionados de manera reiterada para mantener la esperanza de que algún día la dictadura llegaría a su fin. Por último, está el tópico “conmemoraciones y fechas importantes”. En este punto se destaca el rol de la radio en el ejercicio de recordar y conmemorar fechas y figuras importantes para la izquierda en miras a fortalecer la identidad y la cohesión del grupo en resistencia.

Es en este último tópico abordado por la RBI donde se destaca el uso de canciones con letras políticas y discursos grabados de Allende, ambos transmitidos para mantener la esperanza y la unión del grupo, y aprovechando la ventaja que tiene la radio de lograr la intersección entre las emociones y la razón (Haye, 1998). Durante la transmisión, las denuncias sobre las atrocidades cometidas por la Junta Militar y los discursos políticos, se mezclan con las emotivas voces de las personas que fueron víctimas de la represión o del presidente que murió junto a la esperanza nacional e internacional de una vía democrática socialista (Kelly, 2013).

Legitimación de la violencia como lucha política: El caso del Frente Patriótico Manuel Rodríguez [2]

Una de las organizaciones más destacables que operó en dictadura fue el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), con su aparición estelar y pública el 14  de diciembre de 1983. Su  nacimiento está  íntimamente  ligado a  las  discusiones  y  transformaciones  políticas  que  sufrió  el  Pcch (Partido Comunista de Chile)  durante la  década  del  70  y  que  tuvo  como  resultado  el  planteamiento  y  desarrollo posterior de una línea insurreccional en la “Política de rebelión Popular de Masas”. El Frente tuvo como principales tareas, la realización de acciones armadas de gran capacidad, espectacularidad, conexión y magnitud, lo que respondía a las nuevas exigencias nacidas del contexto político nacional, marcado por la crisis económica y los enfrentamientos producidos a partir de las jornadas nacionales de protesta.

En  términos  orgánicos  y  políticos,  la  forma  que  adquirió el FPMR fue la de un aparato orientado a desarrollar un accionar armado  que fuese “capaz  de  sobrepasar  la  legalidad  del  régimen  y  que  permitiera  inducir a  la  desobediencia  civil  y  a  la  desestabilización  para  crear  un  cuadro  de ingobernabilidad” (FPMR, 1993: 14). Respecto a esto, el origen del FPMR está ligado al escenario de violencia y terrorismos de Estado ejercido tanto por los organismos manejados por la junta militar, como por sus aparatos represivos. Por tanto, el Frente se alza como respuesta a una violencia que se venía gestando: “El pueblo desarrolló una política militar 10 años después que el tirano impregnó a nuestra sociedad de violencia, por lo tanto queremos dejar en claro que la violencia no fue impuesta por el FPMR sino por la dictadura que sepultó la democracia en 1973 asesinando al Presidente Salvador Allende y a más de 30,000 chilenos y el desaparecimiento de otros 2,500” (Reportaje al  FPMR, en Lozza 1986: 11).

Esta organización manejó un accionar que demostraba las posibilidades y condiciones para lograr implementar una política de lucha autónoma con perspectiva de poder. Esta línea iba dirigida hacia el pueblo, donde buscaban remover el espacio político nacional y frente a la perspectiva de lucha armada, obstaculizar las directrices dictatoriales. Lo que se tradujo en la construcción de una rebeldía que asumía legados y proyecciones futuras, plasmadas en las ansias de transformación social.

Comité de Defensa por los Derechos del Pueblo: un actor en la lucha por la memoria durante la dictadura [3]

En respuesta a la necesidad de diversas organizaciones populares de construir nuevas formas de articulación y coordinación para la lucha por la defensa de los derechos humanos y poner fin a la dictadura, surge el Comité de defensa por los Derechos Humanos (CODEPU) en el año 1980, posicionándose como un actor estratégico para el apoyo de múltiples actores, siendo éste uno de los sellos que lo definieron como institución (CODEPU, 2015).

El Comité como organización se destacó por su particular interpretación del paradigma de los Derechos Humanos, caracterizada por acentuar la importancia de la soberanía popular, la autodeterminación colectiva y la acción social: “(…) no veían sólo los derechos humanos como una violación de derechos civiles y políticos, sino que introdujeron la idea de los derechos de los pueblos, la defensa activa, el derecho a resistir a las dictaduras” (Entrevista a Osvaldo Torres, febrero 2015 en CODEPU, 2015).

A la luz de los conceptos de Stern et al (2013) el CODEPU como un actor social del período, contribuyó a la emergencia una memoria subterránea silenciada por la dictadura; una memoria “del pueblo”, de aquellas personas víctimas por el terrorismo de Estado; una memoria como ruptura irresuelta, persecución y despertar que, pudiera surgir y mantenerse en el debate público y se enfrentara como alternativa de salvación a la dictadura militar.

Desde el período de transición democrática y en sincronía con las políticas estatales establecidas en ese momento, el CODEPU contribuyó a la construcción de la memoria oficial siendo un actor clave en la lucha contra el olvido, y pionero en torno a la lucha en favor de los derechos humanos. Este acto de rescate de la memoria se hizo mediante un discurso conmemorativo de casos de quienes sufrieron las peores consecuencias de la dictadura.  Aun así, fueron limitadas las políticas sobre verdad, justicia y reparación donde además, el reconocimiento público de las violaciones a los derechos humanos se expresaba sólo de manera parcial.

Frente a esto, el CODEPU no escatimó en condenar plenamente la negociación como estrategia de impunidad realizada en democracia: la falta de apoyo estatal en los casos judiciales de víctimas de violaciones a los derechos humanos cometidos en dictadura; la persistencia de barreras que favorecen la legitimación de las violaciones a los derechos humanos dentro del aparato judicial y procesos de investigación o los precarios esfuerzos de parte del gobierno por reconocer el derecho a la libertad de los presos políticos.

 

Referencias 

CODEPU. (2015). Por los Derechos del Pueblo: Memoria CODEPU 1980-1990. Santiago, Chile: CODEPU.

El golpe en la radio. (13 de febrero de 2018). Recuperado 1 de abril de 2019, de Museo de la Memoria y los Derechos Humanos.

FPMR. (1993). Primer informe base de la Dirección Nacional del FPMR para el Proceso de discusión Interno.

Gunther, R., & Mughan, A. (2000). Democracy and the Media: A Comparative Perspective. USA: Cambridge University Press.

Haye, R. (1998). El impacto cultural de la radio. Chasqui. Revista Latinoamericana de Comunicación, 63, pp 14-16

Huneeus, C. (2000). El Régimen de Pinochet. Santiago: Sudamericana.

Kelly, P. (2013). The 1973 Chilean coup and the origins of transnational human rights activism. Journal of Global History, 8, pp 165-186.

Lozza, A. (1986). Chile Sublevado. Reportaje al FPMR. Buenos Aires: Editorial Antarca.

Stern, S; Winn P; Lorenz, F; Marchesi, A. (2013). No hay mañana sin ayer. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

Notas al pie

[1] Natalia Cortés, estudiante de sociología Universidad Diego Portales. Correo electrónico [email protected]

[2] Consuelo Vera, estudiante de sociología Universidad Diego Portales. Correo electrónico c[email protected]

[3] Martín Santander, estudiante de sociología Universidad Diego Portales. Correo electrónico [email protected]

 

 

Ciclo de cine y conversatorios "Miradas migrantes"

Ciclo de cine y conversatorios “Miradas Migrantes”

El Observatorio de Desigualdades UDP, la Biblioteca Nicanor Parra y la Fundación para la Superación de la Pobreza invitan al Ciclo de Cine “Miradas migrantes” a realizarse los días martes  y jueves 20, 22 y 27 de agosto a las 19hrs en el Auditorio de la Biblioteca.

A través de una muestra de proyecciones nacionales e internacionales, este ciclo busca engendrar reflexiones en torno a la vulneración de derechos humanos fundamentales en el habitar migrante. En el marco de esta actividad, invitados/as del mundo de la academia y la sociedad civil, comentarán las proyecciones con el objetivo de dar inicio a un conversatorio sobre las implicancias y desafíos en torno a la privación de derechos y libertades de las personas migrantes como el derecho a salud, derecho a educación y derecho a trabajo, entre otros.

Fecha y hora: martes y jueves 20, 22 y 27 de agosto a las 19hrs

Lugar: Auditorio Biblioteca Nicanor Parra, Vergara #324, Santiago (Metro Toesca/Los Héroes)

Organizan: Observatorio de Desigualdades UDP, Biblioteca Nicanor Parra y Fundación Superación Pobreza.

Programa Completo:

Martes 20 de agosto: “Petit Frere” (2018) de (Roberto Collio y Rodrigo Robledo). Comenta: Roberto Collio, Rodrigo Robledo y Angeline Theosmy (Movimiento de Mujeres Migrantes)

Jueves 22 de agosto: “Casa en Tierra Ajena”  (2017) de (Ivannia Villalobos). Comenta: Eduardo Thayer (UCSH) y Francisco Bazo (Movimiento de Acción Migrante)

Martes 27 de agosto: “El Valle de los Negros” (2016) de (Richard Salgado). Comenta: Richard Salgado y Matías Jaramillo (Universidad de Chile)

Entrada liberada, cupos limitados por orden de llegada

Ciclo agosto_Mailing

“Un desastre, total, total, total”. La política migratoria vista por los migrantes venezolanos

“Un desastre, total, total, total”. La política migratoria vista por los migrantes venezolanos

Por: Cristián Doña Reveco[1] & Lourdes Gouveia[2]

 

La gran mayoría de quienes trabajamos en, o investigamos temas asociados a la migración reciente en Chile hemos dicho públicamente que las medidas que ha tomado la actual administración han sido claramente ineficaces (Orrego Rivera y otros en El Mostrador 2 abril 2019; Eduardo Thayer en Radio Univ. de Chile 21 agosto 2018), discriminatorias (Doña Reveco en Latino Media Collective 5 abril 2019), restrictivas (Tiyoux en Radio Univ. de Chile 25 junio 2019; Stefoni en La Tercera 7 enero de 2019), e incluso contradictorias (Stefoni en El Mostrador 28 junio 2018) con la política exterior que ha llevado a cabo el gobierno en el último año y medio. Poco se ha dicho de cómo los inmigrantes venezolanos actualmente en Chile han percibidos los cambios recientes en la política y práctica migratoria. En este blog, presentaremos los temas e ideas principales que estos inmigrantes ocupan para describir y construir sus percepciones. Estos discursos son parte de una serie de cerca de 40 entrevistas que llevamos haciendo desde marzo de 2017 en el marco del proyecto MiniCoes “La violencia en la conformación del éxodo y la integración de comunidades migrantes venezolanas” (Centro de Estudios del Conflicto y la Cohesión Social Centro CONICYT/FONDAP/15130009). Primero describiremos brevemente el contexto actual de la política migratoria chilena, para luego presentar los discursos y percepciones de estos migrantes.

Mucho se ha dicho en los últimos años sobre la ley y régimen de visas que tiene actualmente Chile (DL1094 de 1975). Sabemos que es la ley migratoria más antigua de América del Sur, que tiene su base en una ley migratoria discriminatoria—que funda el Departamento de Extranjería—como es el Decreto con Fuerza de Ley 69 de 1953 y su reglamento el Decreto 521 de 1953[3], que fue diseñado en un contexto de dictadura y con el marco de la doctrina de la seguridad nacional. En este contexto solo queremos apuntar tres cosas. La primera es que la ley permite claramente cambiar de un permiso de turista a otro de estudiante, sujeto a contrato, o temporario. La segunda es que los cambios que se proponen a la Ley de Extranjería y que actualmente está en el Congreso, no es una ley o política migratoria, sino una ley que modifica y establece un nuevo régimen de visas. Es decir, ni el actual gobierno, ni el anterior, han desarrollado y llevado al Congreso propuestas amplias y de largo plazo para aprovechar los actuales flujos migratorios. Finalmente, el estado tiene la potestad de crear visados temporarios especiales, como lo es la Visa de Responsabilidad Democrática. Sin embargo, y como vemos en el caso de la migración venezolana, tanto la entrada al país por medio de permiso de turismo y la visa temporaria de Responsabilidad Democrática siguieron disponibles hasta fines de junio de 2019 como opciones legales y válidas; generando confusión tanto entre quienes deseaban entrar al país, como entre la opinión pública nacional. Esto fue finalmente resuelto, de manera errónea a nuestro parecer, cuando el gobierno de Chile decretó, unilateralmente e informando tardíamente su decisión, que a los venezolanos se les iba a requerir una visa consular de turismo, impidiéndoles entrar al país con permiso de turismo obtenido en el punto de entrada a Chile.

Las percepciones en los entrevistados venezolanos son obviamente variadas. Se pueden, sin embargo, resumir en dos temas principales. El primero es una percepción negativa de las nuevas políticas migratorias, descrita como una política que pone trabas a una migración que es considerada como la única solución a una crisis. Así, para estos inmigrantes la nueva política del gobierno chileno “fue así como que un portazo en la cara, sobretodo entendiendo que en Venezuela no hay material para pasaporte, que no hay facilidad para pasar el pasaporte”. Por tanto, una consecuencia directa de la nueva política es frenar la inmigración venezolana, sobre todo la de los no privilegiados, a partir de la implementación de medidas restrictivas pero que no son directamente ejercidas por el estado chileno, si no por el venezolano:

Bueno, he visto que el gobierno ha querido ayudar al venezolano, pero no se ha dado cuenta o al parecer no se ha fijado bien de que muchos requisitos que se solicitan para la obtención de la visa de responsabilidad democrática, tiene que ser otorgado por el gobierno venezolano y [este] ha entorpecido la entrega de esos documentos… yo veo que el gobierno de Chile no previno que el gobierno de Venezuela iba a poner tantas trabas, muchos venezolanos que están detenidos, en todo el sentido de la palabra, porque no pueden acceder a esos requisitos y por lo tanto el gobierno no les puede otorgar su visa, entonces eso es lo que yo veo que hubo la falla, en cuanto a querer que el venezolano ingrese aquí con unas requisitos que sabemos que son primordiales allá en Venezuela y que las autoridades venezolanas, en vista de que se están solicitando para migración, ellos tratan de ponerlo lo más difícil posible para la no entrega del mismo y por lo tanto la no salida de los venezolanos hacia el exterior.

En este sentido, el gobierno chileno no entendió que, en temas migratorios, las políticas migratorias tienen efectos tanto en el país de destino como en el de origen (Doña-Reveco y Mullan 2019). Los gobiernos pueden demostrar su desacuerdo a la emigración de sus nacionales coartando el acceso al cumplimiento de los requisitos del país emisor si bien no hay pruebas que este sea el caso de Venezuela.

Una segunda percepción, que define la nueva política como algo positivo, se construye a partir de argumentos xenófobos con relación a otros grupos migrantes y de la idea de no dejar aprovechar de los beneficios de políticas más laxas a quienes vienen detrás de uno. Esto es lo que la literatura estadounidense ha llamado el fenómeno de “quitar la escalera” (pull the ladder after me) que se observa en el siguiente dibujo de Joseph Keppler titulado “Mirando hacia atrás” publicado por la revista estadounidense Puck en 1893. Como se ve en este dibujo, los hijos de antiguos migrantes pobres, recientemente enriquecidos, tratan de limitar o prohibir la llegada de nuevos migrantes.

Looking backward

Imagen: “Looking Backward” de Joseph Keppler 1838-1894. Fuente: The Ohio State University.

En el caso estudiado, algunos inmigrantes reconocen que cada estado “está en su derecho de hacerlo y de restringir o no a quienes reciben”. Así, quienes se encuentran en Chile se construyen por oposición como los inmigrantes buenos. Los posibles nuevos inmigrados, por tanto, ya no son necesariamente aceptables, como opina uno sobre la política migratoria: “que está bien, yo no deseo que a Uds. le llegue lo peor de Venezuela, lo que tiene al país en el desorden, no es gente buena. Son asesinos y narcotraficantes”. Ahora, esta construcción de un inmigrante malo para el país, se construye también hacia inmigrantes de otros países, en una división de inmigrantes buenos con inmigrantes males. Así una entrevista al referirse a la necesidad de contar con documentos de antecedentes define tácitamente que los inmigrantes venezolanos son buenos, pero otros no lo son tanto:

Con antecedentes penales, como a los colombianos, los colombianos tienen más antecedentes penales, no quiero hablar mal de los colombianos…Pero, donde trabaja mi prima, llegan muchos y hay veces que algunos de ellos viene con alguna cuestión que hizo en Colombia y es como… ¿en serio, amigo? ¿y quieres acá hacer lo mismo? es como… no, no

A manera de conclusión, Lelio Mármora, en su libro Las Políticas Migratorias argumenta que la verdadera gravedad de la migración actual no es su volumen ni sus supuestos efectos negativos, “sino en las dificultades para desarrollar políticas coherentes y en los perversos mecanismos psicosociales masivos que se están generando alrededor de ellas. Mecanismos que están transformando a las migraciones en fuente de verdaderos conflictos sociales alentados por la demagogia de algunos sectores políticos” (2002: 50-51). Para los migrantes venezolanos, la política migratoria del gobierno chileno corresponde claramente a lo propuesto por Mármora:

Bueno, con la ley nos cerraron las puertas, en vez de abrirlas las cerraron, y pienso que lo hicieron más como propaganda política que sentarse a leer una ley de migración justa para el país, o sea, eso lo lanzaron, así como para quitarse a un sector del país de encima y afectaron muchísima gente y muchísimas familias

 

Referencias

Doña, C & Mullan, B (2018). “Emigration and the Sending State”. Gold, S & Nawyn, S (Coods). En International Handbook of Migration Studies. Routledge

Doña, C. (2019). “Haitian migration to Chile”. En Latino Media Collective.

González, T. (2019). “Escribir con la mano y borrar con el codo: ¿Hacia dónde va nuestra política migratoria? En Radio Universidad de Chile.

Mármora, L. (2004). “Las políticas de migraciones internacionales”. Buenos Aires: Paidós.

Orrego, C; Stefoni, C; Tijoux, ME;Thayer, E; Vargas, F  & MAM. (2019). “A un año de las medidas en materia migratoria: inefectividad en la gestión, efectividad en el racismo”. En El Mostrador.

Stefoni, C. (2018). “Ordenar la migración: las fronteras como espectáculo”. En El Mostrador.

Stefoni, C. (2019). “Una ley de migración con sentido de realidad”. En La Tercera.

Thayer, L. (2018). “Luis Eduardo Thayer y política migratoria: medidas del gobierno tienen eficacia dudosa”. En Radio Universidad de Chile.

 

Notas al pie

[1] Investigador Asociado Observatorio de Desigualdades UDP, Investigador Adjunto COES y Director, Office of Latino and Latin American Studies, University of Nebraska at Omaha

[2] University of Kansas y Directora Emerita, Office of Latino and Latin American Studies, University of Nebraska at Omaha.

[3] Entre otras cosas, por ejemplo, el DFL 69/1953 del Ministerio de Hacienda dice sobre la necesidad de una ley migratoria “Que la inmigración con elementos de selección contribuirá a perfeccionar las condiciones biológicas de la raza” mientras que el Decreto 521 del Ministerio de Relaciones exteriores dice en su artículo 12.4: “Art. 12.- Se prohíbe la entrada al territorio nacional a los extranjeros que: 4.- Padezcan de un defecto orgánico incurable tal como sordomudez, ceguera, demencia o idiotismo o mutilación que no le permita ejercer profesión u oficio para ganarse la vida”.

Plataforma accion climatica

Observatorio de Desigualdades participa de la plataforma “Sociedad Civil por la Acción Climática”

El pasado lunes 10 de junio se llevó a cabo la segunda reunión de la Comisión Contenidos de la plataforma “Sociedad Civil por la Acción Climática”. Esta plataforma se presenta como una instancia alternativa a la Conferencia de las Partes de Cambio Climático número 25 (COP25), a realizarse entre el 2 y 13 de diciembre y donde Chile participa como país anfitrión. La plataforma agrupa a más de 50 organizaciones ambientales, territoriales y sindicales, además de entidades pertenecientes al mundo de las ciencias y la academia. Entre estas últimas destaca la participación del Observatorio de Desigualdades (Escuela de Sociología, UDP) y el Programa de Programa de Derecho y Política Ambiental (Facultad de Derecho, UDP), además del Núcleo Milenio en Energía y Sociedad (NUMIES). Uno de los primeros objetivos de esta plataforma es impulsar al Gobierno a tomar acciones más concretas frente a la emergencia climática, que a pesar de ser global, afecta de manera especialmente aguda a nuestro país. Al respecto, uno de los hitos más relevantes para el grupo fue la entrega de una carta al Presidente de la República, durante el Día Mundial del Medio Ambiente, donde se proponen 15 medidas para impulsar acciones climáticas urgentes en esta materia.

La Comisión Contenidos está siendo coordinada por profesionales de la Fundación FIMA y en su segunda sesión ha identificado los hitos y temáticas más relevantes para trabajar en el corto plazo. La próxima semana se realizará una reunión plenaria con todas las organizaciones, para examinar los avances del trabajo en comisiones y acordar los próximos pasos a seguir.

De acuerdo a Evelyn Arriagada, del Observatorio de Desigualdades UDP, la participación en esta plataforma se ve como un paso importante para el mundo académico, que suele centrarse en la construcción interna de conocimientos y tiene dificultades para dialogar, aprender o impulsar iniciativas conjuntas con organizaciones de la sociedad civil. Considera, además, que las ciencias sociales tienen un papel fundamental aquí, pues contribuyen a desentrañar las construcciones sociales que subyacen a los discursos y políticas en torno al cambio climático, entro otros aportes. Al respecto, un elemento importante de relevar para el Observatorio de Desigualdades, es problematizar la manera en que los eventos climáticos y las crisis ambientales afectan a las comunidades, intensificando desigualdades sociales y culturales preexistentes. Desde este espacio académico, también se busca acompañar y contribuir en los procesos de organización colectiva de estas propias comunidades, donde se están llevando a cabo acciones concretas (y muchas veces innovadoras) para enfrentar los desafíos ambientales actuales y futuros. De particular interés para Evelyn Arriagada y Antonia Zambra, investigadoras del Observatorio, uno de los focos temáticos transversales se está constituyendo en torno las desigualdades de género, que se entrecruzan con formas de desigualdad territorial, de clase, o étnicas, en las localidades más afectadas. Este ha sido uno de los ejes de trabajo más relevantes del Observatorio en los últimos años, y por lo mismo se proyecta como uno de sus principales aportes a la plataforma ciudadana.

Para más información sobre la constitución de la plataforma visite el siguiente enlace: http://www.fima.cl/wordpress/2019/05/10/en-miras-a-la-cop25-sociedad-civil-se-prepara-para-exigir-mayores-compromisos-ante-el-cambio-climatico/

Para más información sobre la carta al presidente visite el siguiente enlace: https://www.theclinic.cl/2019/06/05/mas-de-50-organizaciones-sociales-instan-al-presidente-sebastian-pinera-a-tomar-medidas-para-detener-el-calentamiento-global/

 

Maite-de-cea-2-790x415

Maite de Cea, nominada para formar parte del Consejo Nacional de las Culturas, las Artes y el Patrimonio

El 12 de junio del presente año, fue aprobada la nominación de Maite de Cea (directora del Instituto de Investigación en Ciencias Sociales (ICSO) de la Universidad Diego Portales e investigadora del programa de investigación “Cultura e Interculturalidad” del Observatorio de Desigualdades) para formar parte del Consejo Nacional de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, compuesto de 17 miembros: el o la ministro(a) de las Culturas, las Artes y el Patrimonio; el Ministro de Relaciones Exteriores; el Ministro de Educación; el Ministro de Economía, Fomento y Turismo; 3 personas representativas de las artes; 2 personas representativas de las culturas tradicionales y el patrimonio cultural; 2 personas representativas de las culturas populares, culturas comunitarias u organizaciones ciudadanas;  2 personas representativas de los pueblos indígenas, 2 académicos vinculados a los ámbitos de las artes y el patrimonio; 1 persona representativa de las comunidades de inmigrantes residentes en el país, y 1 galardonado con el Premio Nacional.

Durante su exposición ante la Comisión del Senado, Maite de Cea planteó cuales son – desde su perspectiva –  los principales desafíos del sector cultural, así como las potenciales contribuciones que desde su trabajo pueden ayudar a fortalecer este órgano consultivo: “Crear institucionalidad es complejo en un escenario de transformaciones socio culturales, de compromisos internacionales desafiantes, y de una ciudadanía cultural empoderada. Creo fundamental avanzar en profundizar la consolidación de los aspectos institucionales del sector».

Para mayor información puede dirigirse al siguiente enlace: https://www.icso.cl/noticias/maite-de-cea-directora-de-icso-udp-fue-nominada-para-formar-parte-del-consejo-nacional-de-las-culturas-las-artes-y-el-patrimonio/

eveln arriagada

Evelyn Arriagada se adjudica Beca de Doctorado en el Extranjero 2019

La investigadora responsable del programa de investigación “Desigualdades Socioambientales y Territoriales” del Observatorio de Desigualdades UDP y académica de la Escuela de Sociología, Evelyn Arriagada, se adjudicó la Beca Doctorado en el Extranjero (Beca Chile) – Convocatoria 2019, para realizar sus estudios en el programa de Doctorado (PhD) “Resources, Environment and Sustainability” del Institute for Resources, Environment and Sustainability de la Universidad British Columbia (Vancouver, Canadá).

La académica recibirá, además, la Beca de Perfeccionamiento Académico otorgada por Vicerrectoría Académica de la Universidad Diego Portales.

190603_CiclodecharlasUDP_Mailing

Transiciones justas/diseño para las transiciones

CICLO DE CHARLAS. Prefigurando otras ecologías

TRANSICIONES JUSTAS/DISEÑO PARA LAS TRANSICIONES: Políticas de diseño para un futuro post-carbón

Sesión 3

El Núcleo Milenio Energía y Sociedad junto con el Observatorio de Desigualdades UDP organizan la charla “Transiciones justas/diseño para las transiciones: políticas de diseño para un futuro post-carbón”, en el marco del ciclo de charlas “Prefigurando otras ecologías”.  En esta oportunidad, presentará el Dr. Damian White (Dean of Liberal Arts, Professor of Social Theory & Environmental Studies, The Rhode Island School of Design),  sociólogo y teórico político con intereses de enseñanza e investigación en la sociología del diseño, la arquitectura y la reutilización adaptativa; Sociología urbana y ambiental con particular interés en la ecología política urbana. sociología histórica y política; Teoría crítica, estudios urbanos y fotografía.

White ha publicado cuatro libros hasta la fecha: Bookchin-A Critical Appraisal (Pluto Press, UK / University of Michigan Press USA, 2008), Tecnonaturas: entornos, tecnologías, espacios y lugares en el siglo XXI (Wilfred Laurier Press, 2009) , Autonomía, solidaridad, posibilidad: The Colin Ward Reader (AK Press, 2011). El medio ambiente, la naturaleza y la teoría social: enfoques híbridos (Palgrave Macmillian, 2015) – con Alan Rudy y Brian Gareau. Actualmente está trabajando en un libro llamado Climate Futures and the Just Transition. Forma parte del comité editorial de Design Philosophy Papers y ha sido editor invitado de Science as Culture e InTAR: Journal of Adaptive Reuse . Ha impartido conferencias sobre estos temas en América del Norte y del Sur, Europa y el Sudeste Asiático. Es el ganador del Premio Humanista Edna Schaffer (2008) y del Premio John R. Frazier a la excelencia en la enseñanza (2012).

Fecha: jueves 13 de junio 2019

Hora: 16.00 horas.

Lugar: Sala B51 Biblioteca Nicanor Parra UDP

Organizan: Núcleo Milenio de Energía y Sociedad (NUMIES) y Observatorio de Desigualdades (UDP)

Asistencia Liberada. Conferencia en Ingles con traducción simultánea.

"Sin agua, nada somos": identidades campesinas, sufrimiento ambiental y gestión comunitaria frente a la escasez hídrica

“Sin agua, nada somos”: identidades campesinas, sufrimiento ambiental y gestión comunitaria frente a la escasez hídrica

Por: Isadora Jorratt y Diego Sepúlveda

 

En nuestro país se inició el proceso de privatización de aguas mediante el decreto con fuerza de Ley conocido como el Código de Aguas[1]. Iniciado en dictadura, y consolidado a través de políticas neoextractivistas durante los gobiernos de la concertación, la privatización del agua y otros recursos naturales fue parte de un proyecto político que motivó la inversión extranjera y la explotación intensiva de recursos naturales por medio de sistemas de monocultivo (Seoane, 2010; Gudynas, 2012). El valle de Petorca, territorio ubicado en la región de Valparaíso y cuyas comunidades desde los años 90’ conviven con una grave crisis en el acceso al agua, es un ejemplo emblemático de las consecuencias negativas que han traído estas políticas de privatización. Es grave porque hace 15 años que las lluvias escasean y su principal rio se encuentra completamente seco. Se trata de un problema socioambiental que tiene a cerca de 1000 personas sin agua para vivir, las que ahora son abastecidas por camiones aljibes. Entre las razones de su agotamiento, destaca la intensiva actividad agroexportadora de paltos y minera que demandan grandes cantidades de agua para funcionar.

En el gráfico 1 es posible observar el excesivo sobre otorgamiento de derechos de agua en la cuenca.  En el periodo 1995-1999, la Dirección General de Aguas (DGA) entregó 7727,6 litros de agua  superando con creces el agua disponible de la cuenca. Luego de agotar el rio en el periodo 2005-2009, se entregaron la mayor cantidad de derechos de agua subterráneos.  Fue recién en el 2012, que la sequía se hizo oficial cuando la DGA declaró a la zona en escasez hídrica (Bolados et al, 2017).  Hasta el momento, son cuatro familias las que, en suma, acaparan 2.323,32 litros de agua por segundo.

Grafico caudal

Gráfico 1. Caudal promedio anual concedido en derechos de agua en la Provincia de Petorca. Fuente: Bolados et al. (2017)

En el marco de estos antecedentes, se presenta a continuación un resumen de los principales resultados de nuestra tesis de pregrado[2] sobre el caso del valle de Petorca que tuvo como principal objetivo caracterizar los modos de vida que emergen producto de la escasez de agua. Esta investigación se llevó a cabo a través de una metodología cualitativa que consistió en la realización de dos etnografías multilocales (Marcus, 2001) en las localidades de El Bronce y El Manzano entre los meses de agosto y octubre del 2018. Además, se realizaron 9 entrevistas en profundidad. Los principales resultados fueron estructurados en torno a tres apartado[3]. En primer lugar, nos referimos a la transformación de las identidades campesinas. En segundo lugar, al sufrimiento ambiental, y por último se abordará la ineludible gestión comunitaria del agua levantada en el valle de Petorca y gestada en un escenario de escases hídrica.

“Nosotros sin agua, nada somos”

La escasez de agua ha afectado la vida económica, porque los cultivos se secaron y los animales fallecieron. Así lo comenta Andrés (El Manzano) quien ha dedicado toda su vida a la ganadería de cabras y plantación de paltos.  Andrés comentó que ya no tiene las frutas y verduras que le proveía la tierra, y ahora tiene que comprarlas en la ciudad y en muchos casos debe viajar a la Ligua[4]. Pero la escasez no solo afecta su vida materialmente, porque también una importante consecuencia ha sido la transformación de las subjetividades hacia una perdida identitaria del ser campesino/a. Así lo señaló Carlos (El Bronce)[5]: “nosotros sin agua, nada somos”. Ambos testimonios nos permiten inferir que la falta de agua conlleva una cuestión más profunda y que es finalmente que la vida en el campo, tal como tradicionalmente se había desarrollado, se ha convertido en una situación insostenible en la actualidad.

Sufrimiento ambiental: incertidumbre, invisibilización y resignación.

Sobre la presencia de sufrimiento ambiental identificamos tres aspectos presentes en la experiencia de los habitantes de Petorca. El primero es la incertidumbre. En la zona hay y se produce incertidumbre acerca de lo que está pasando y lo que sucederá. Otro elemento es la invisibilización de la problemática por parte de las autoridades, que en algunas ocasiones han negado la posibilidad de las personas de ser interlocutores válidos de su causa. En otros casos, esta invisibilización se ha manifestado por medio de discursos construidos acerca del calentamiento global, que responsabilizan a las personas por su mal uso del agua y protegen a la agroindustria del uso excesivo de la misma. Finalmente, las personas sienten resignación frente a la solución de su problemática. Por un lado, resignación frente al poder económico que no cede o solamente se preocupa de sus pérdidas monetarias; y por otro lado, con el poder político, porque no conocen las reales circunstancias en que ellos viven y hacen las leyes a su conveniencia y del empresariado.

Reorganización del sistema de gestión comunitaria en un escenario de escasez.

En Petorca, el sistema de reparto de agua lo realiza la Oficina de Recursos Hídricos, un nuevo departamento de la Municipalidad de Petorca. Así, tres veces por semana camiones aljibe se dirigen a las localidades para llenar los estanques comunitarios[6] de cada Asociación de Agua Potable Rural (APR). Esto significa 3.750 lt. de agua por semana para cada familia. Si bien ha sido una gestión que ayuda a las familias a palear la sequía, en ningún caso es suficiente. En muchos casos donde hay animales las personas viven con 100 litros de agua para un día[7]. Las APR’s tal y como señalan Sandoval-Moreno y Günther (2013), corresponden a un modo comunitario de administración y manejo de las aguas a nivel local. Este modo de gestión ha modificado la forma de sociabilización de sus habitantes, generando responsabilidades sociales por el uso del agua. Rompe con la relación clientelar que tenemos con el agua y la relación individualista que tenemos como sociedad.

Como revisamos anteriormente, el modelo privado de aguas no asegura acceso al agua para todos y todas, sino que queda supeditada al lugar que las personas ocupan en la esfera social. El modelo neoliberal de aguas ha mostrado ser incapaz de dar acceso al agua a personas que viven aisladas y que son vulnerables al negocio de la agroindustria: modelo que, además, se sigue profundizando en Chile. Hace unos meses el Gobierno de Sebastián Piñera planteó medidas como la privatización de la DGA. Esto solo le pone paños fríos a la crónica de una muerte anunciada. También en el plano mundial, las políticas privatizadoras son impulsadas por el Banco Mundial, bajo el argumento que se aumentará la disponibilidad de agua. La investigación anterior, dio cuenta de algunas consecuencias socioambientales pero también la respuesta local que surge para enfrentar la sequía. Aún se pueden hacer muchas cosas, por ejemplo, creando un nuevo código de aguas que proteja a la naturaleza y con ello a la vida misma. Para ello, será necesario sin duda, derrumbar el pensamiento racional de la eficiencia y el dinero, dando paso a una nueva era de la racionalidad ambiental.

 

Referencias

Acosta, A. (2013). Extractivismo y neoextractivismo: dos caras de la misma maldición. Recuperado de: http://www.polodemocratico.co/pdf/Alberto%20Acosta.pdf

Bolados, P., Henríquez, O., Ceruti, C., y Sánchez, A. (2017). La eco-geo-política del agua: una propuesta desde los territorios en las luchas por la recuperación del agua en la provincia de Petorca (Zona central de Chile). Rupturas 8(1), 159-191.

Budds, J. (2012). La demanda, evaluación y asignación del agua en el contexto de escasez: un análisis del ciclo hidrosocial del valle del río La Ligua, Chile.  Revista de Geografía Norte Grande. 52,167-184.

Donoso, G. (2004). Chile: estudio de caso del Código de Aguas. CEPAL- SERIE Recursos Naturales e Infraestructura. N°80.

Gudynas, E (2002). La Ecología Política de la Integración: reconstrucción de la ciudadanía y regionalismo autónomo. En Alimonda, H. (2002). Ecología Política. Naturaleza, sociedad y utopía. CLACSO. 2002. ISBN: 950-9231-74-6

Harvey, D.(2005). El “nuevo” imperialismo: acumulación por desposesión. CLACSO

Marcus, G. (2001). Etnografía en/del sistema mundo. El surgimiento de la etnografía multilocal. Alteridades, 11 (22), 111-127. Doi: 74702209

Mundaca, R.(2015). La privatización de las aguas en Chile. Causas y Resistencias. América en Movimiento:Santiago

Sandoval-Moreno, A, y Günther, M. (2013) La gestión comunitaria del agua en México y Ecuador: otros acercamientos a la sustentabilidad. Ra Ximbhai 9 (2), 165-179

Seoane, J., Taddei, E y Algranati, C.(2013). Extractivismo, despojo y crisis climática. Desafíos para los movimientos sociales y los proyectos emancipatorios de Nuestra América. Ediciones Herramienta Editorial El Colectivo: Buenos Aires

 

[1] A partir de este decreto el agua pasó a ser un bien transable en el mercado cuyos derechos de aprovechamiento se entregaron de forma gratuita y a perpetuidad a quienes los inscribieran en la Dirección General de Aguas (DGA).  También separó el agua de la tierra y eliminó la prioridad de consumo humano, concediendo premeditadamente el agua a la gran minería y agroindustria para su sobreexplotación (Donoso, 2004; Mundaca, 2011).  Es un modelo que ha funcionado como mecanismo de saqueo (Acosta, 2013), y se erige como un intento por resolver la crisis capitalista por sobreproducción a través de la acumulación por desposesión (Harvey, 2005).

[2] La tesis se enmarcó en el proyecto FONDECYT Nº11160601 “Modernización ecológica en Chile. La ruta modernizadora chilena en el contexto de las economías basadas en las industrias extractivas, hacia la construcción de un modelo para el análisis comparativo “

[3] Para fines del blog solo se utilizaron algunos de los resultados de la investigación.

[4] La distancia entre Petorca y La Ligua es de aproximadamente 55 km. Durante nuestro trabajo de campo tuvimos que hacer ese trayecto constantemente. El viaje significaba cerca de una hora en auto, en cambio para la mayoría de las personas era mucho más agotador, ya que debían viajar en la locomoción colectiva lo cual significaba un viaje de casi dos horas.

[5] Para resguardar la identidad de los/as participantes del proyecto se utilizaron seudónimos y se modificó la información personal de cada participante

[6] En el Bronce tiene una capacidad de 10.000 L

[7] Esta es una baja cantidad si se compara con los 120 litros diarios de consumo promedio residencial del resto del país también con el consumo en promedio de 220 L diarios en Europa. Pero irrisoria, si se compara con el acaparamiento que tienen las cuatro principales agrícolas que operan el sector equivalente a  2.323,32 litros de agua por segundo

 

 

 

Necesidades sociales emergentes versus diagnósticos políticos tradicionales: una mirada del partido comunista chileno

Necesidades sociales emergentes versus diagnósticos políticos tradicionales: una mirada del partido comunista chileno

Por: Diego Bruce y Manuel Castillo[1], Sociólogos Universidad Diego Portales

 

En la actualidad las necesidades de las y los integrantes de la sociedad tanto latinoamericana como chilena se han transformado con relación al siglo pasado. Tal como lo mencionan informes del PNUD (2017) y CEPAL (2018), la percepción de las desigualdades al interior de la ciudadanía se ha desplazado desde el ámbito material al simbólico. Si antes los principales movimientos sociales se encontraban ligados al ámbito del trabajo, reivindicando temáticas como la vivienda o los salarios, en la actualidad se centran en el ámbito del reconocimiento social, dando paso a movilizaciones feministas, indígenas o animalistas, entre otras.

A ojos de la presente investigación, este fenómeno de transformación en la percepción de las desigualdades, se relaciona de manera directa con un cambio radical, a partir de la década de los 80´, en los modos de producción capitalista. Se trataría de un período al que Bauman (2011) define como “fase líquida”, donde además de producirse una flexibilización en los modos de producción y las formas de explotación, se legitima el modelo capitalista neoliberal frente a las masas[2]. Una de la formas como se manifiesta esta constatación para el caso chileno, es ilustrada por Moulian (1997) al describir la implantación del modelo neoliberal en la dictadura cívico-militar de Augusto Pinochet (1973-1989) y su posterior consolidación con los gobiernos post dictatoriales. El mayor acceso a créditos bancarios a partir de esta nueva “fase líquida” abrió la posibilidad a las clases medias y bajas de acceder a bienes materiales y servicios anteriormente inalcanzables, produciéndose un mejoramiento en sus condiciones materiales y aminorando las consecuencias negativas de los modos de producción capitalista. Como resultado de estas transformaciones, las demandas sociales se desplazan desde el ámbito material al simbólico y del reconocimiento. Debido a que gran parte de las personas ya no viven la precariedad material con la misma crudeza que en fases anteriores del capitalismo, los movimientos sociales dejarán de reivindicar causas relacionadas a mejorar dicha realidad para centrarse en el ámbito de lo inmaterial.

En este contexto, también los partidos y organizaciones políticas que durante gran parte del siglo XX intentaron oponerse al capitalismo, se verán enfrentados a una realidad política y social en la cual dicho modelo se encontrará legitimado y enraizado, muchas veces afectando su capacidad de diagnosticar a cabalidad la realidad social emergente. Es bajo este espectro general que se enmarca nuestra tesis titulada “Respuestas políticas a las transformaciones del Capitalismo en América Latina: Análisis del Partido Comunista chileno”. A lo largo de la historia reciente, el Partido Comunista se ha abanderado como la organización política icónica que ha intentado proponer modos de producción alternativos al capitalismo así como hacerse cargo de mejorar y denunciar las consecuencias materiales que éste supone. Utilizando como estrategia metodológica el estudio de caso, la presente investigación se centró en el Partido Comunista chileno y los procesos de cambio en su línea política. Para lograr dar cuenta de dichos procesos, se utilizó una metodología cualitativa basada en entrevistas semiestructuradas con diez militantes activos o ex militantes del Partido Comunista chileno. Por otra parte, se revisó, sistematizó y analizó la información contenida en una serie de documentos oficiales generados al interior del Partido, específicamente las síntesis de los congresos desde el año 1989 hasta el 2016, y la conferencia nacional del Partido Comunista realizada el año 2018.

Como parte de los resultados de esta investigación, logramos evidenciar, en primer lugar, que existe una crisis teórica al interior del Partido Comunista. Lo anterior se remite a la pérdida de un grupo significativo de militantes a principios de la década de los 90’, entre cuyos miembros se encontraban estudiantes universitarios e intelectuales, falencia que recién en la actualidad se intenta recomponer. Este fenómeno deviene en una serie de lecturas de lo social que no necesariamente se adapta a las necesidades actuales, tales como pérdida de los horizontes internacionales de transformación social, enclaustrando la acción de manera severa en los contextos locales. Además, se logra evidenciar que producto de dicha ausencia teórica, los diagnósticos generados al interior del Partido respecto a la situación actual en el país ha producido que la principal línea programática de la organización se encuentre orientada únicamente a comprender las contradicciones entre neoliberalismo y democracia. Lo anterior ha implicado que el Partido Comunista ha dejado de proponer un modelo alternativo al capitalismo, centrándose en la obtención de una institucionalidad política no influenciada por el neoliberalismo, pasando de una estrategia de transformación social revolucionaria, a la moderación y el gradualismo.

En segundo lugar, otro resultado relevante de ser mencionado,  refiere al clivaje en torno al cual se estructura el accionar comunista. Los clivajes, se entienden como grandes temáticas en torno a las cuales se agrupan las masas votantes en la sociedad (feminismo, no + afp, medioambiente, etc.) (Schwartz y Lawson, 2005). El principal clivaje que el Partido reconoce como fundamental es el funcional, el cual se basa en la contradicción entre capital y trabajo. Lo anterior genera que el Partido vea como sujeto revolucionario por excelencia al trabajador, produciendo diagnósticos en base a una visión desactualizada respecto a las necesidades emergentes de reconocimiento.

Finalmente, es posible dar cuenta de una falla organizacional que limita los procesos reflexivos al interior del partido. El centralismo democrático como forma de organización partidaria se construye de manera jerárquica, produciendo que las discusiones teóricas se enclaustren en las cúpulas dirigentes generando así un deficiente flujo de la información entre los militantes de base y los dirigentes.

A modo de conclusión, es posible dar cuenta de un Partido Comunista chileno cuyos militantes se encuentran comprometidos con el horizonte de transformación social, pero que en su organización interna presenta una serie de problemáticas que entrampan el desarrollo de este proceso. Lo anterior responde a una serie de factores, tanto internos como externos a la organización. Algunos de ellos son la dictadura cívico-militar, la caída de los socialismos reales y la rigidez del centralismo democrático. En este escenario, el accionar de los comunistas continúa orientado a un clivaje funcionalista. El pasar a formar parte de la Nueva Mayoría, en medio de un contexto de crisis de representación de los partidos políticos, ha repercutido negativamente en el potencial del Partido para vincularse con los nuevos movimientos sociales. No obstante estas afirmaciones, es posible evidenciar la genuina intención del Partido Comunista y su militancia de incorporar las nuevas desigualdades sociales a su marco de acción. Ello podría materializarse en el mediano plazo siempre y cuando el partido y su organización sea capaz de transformar su estructura interna y de incorporar las críticas.

 

Referencias.

Bauman, Z. (2011). Daños Colaterales: Desigualdades sociales en la era global. Fondo de Cultura Económica de Argentina, Buenos Aires, Argentina.

Cardoso, H; Faletto, E. (2007). Dependencia y desarrollo en América Latina. Siglo Veintiuno editores: Argentina.

Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). (2018). La ineficiencia de la desigualdad. (LC/SES.37/3-P), Santiago, 2018.

Moulian, T. (1997). Chile actual. Anatomía de un mito. Lom-Arcis, Santiago de Chile.

PNUD. (2017). DESIGUALES Orígenes, cambios y desafíos de la brecha social en Chile. Santiago, Chile: Programa de las naciones unidas.

Prebisch. R. (1981). Capitalismo periférico: Crisis y transformación. México, DF: Fondo de Cultura Económica.

Schwartz, M; Lawson, K (2005) ‘Political Parties: Social Bases, Organization, and Environment. In Janoski, T; Alford, R; Hicks, A; Schwartz, M. (Ed). The Handbook of Political Sociology. Cambridge University Press, New York.

 

[1] La entrada de este blog ha sido elaborada en base a los resultados de la tesis para optar al título profesional de sociólogos, llamada: “Respuestas políticas a las transformaciones del Capitalismo en América Latina: Análisis del Partido Comunista chileno”, elaborada por Diego Bruce y Manuel Castillo. Profesora guía: Carolina Aguilera. Profesor lector: Martín Hopenhayn. Escuela de Sociología, 2019.

[2] Esta tesis intentó generar una caracterización del capitalismo actual, utilizando para esta tarea el trabajo de Bauman (2011) el cual menciona que el capitalismo se separa en dos grandes fases. En primer lugar, una fase sólida, caracterizada por altos niveles de explotación, y en segundo lugar, una fase líquida, donde se produce una flexibilización en los modos de producción y las formas de explotación. Si bien el caso Latinoamericano es particular, pues no se evidencia desarrollo de un capitalismo industrial tan potente como el que ha sido posible de observar en Europa, se da cuenta la expansión del capitalismo como un fenómeno mundial en donde se produce una división internacional del trabajo, generándose una dependencia de la periferia los centros hegemónicos (Prebisch, 1981; Cardoso y Faletto, 2007). Esto implica que el avance tecnológico y la tecnificación de los modos de producción no se expanden de forma igualitaria a lo largo del planeta, solo se masifica la explotación derivada de la transformación capitalista a la periferia. De esta manera lo anteriormente descrito se asocia a un periodo “sólido” en Latinoamérica.

 

 

190417_CiclodecharlasUDP2_RRSS (1)

Enfoque de heterogeneidad económica

CICLO DE CHARLAS. Prefigurando otras ecologías

ENFOQUE DE HETEROGENEIDAD ECONÓMICA: Propuesta analítica, desafíos metodológicos y posibilidades de imaginación política

Sesión 2

El Núcleo Milenio Energía y Sociedad junto con el Observatorio de Desigualdades UDP organizan la charla “Enfoque de heterogeneidad económica: propuesta analítica, desafíos metodológicos y posibilidades de imaginación política”, en el marco del ciclo de charlas “Prefigurando otras ecologías”.  En esta oportunidad, presentará la Dra. Beatriz Cid, profesora asociada del departamento de Sociología de la Universidad de Concepción.

Durante los últimos 9 años se ha desarrollado, desde el centro-sur de Chile, una investigación sobre de-construcción y resemantización de racionalidades y prácticas económicas. Esto ha significado una cooperación con organizaciones económicas populares y en diversos rubros como el turismo comunitario, la quesería, viñatería y agroecología. La presentación muestra los basamentos teóricos de esta aproximación; las apuestas y propuestas metodológicas, algunos aprendizajes del proceso y una reflexión sobre los ejercicios de imaginación política que esta mirada posibilita.

Fecha: lunes 13 de mayo 2019

Hora: 16.00 horas.

Lugar: Sala B31 Biblioteca Nicanor Parra UDP

Organizan: Núcleo Milenio de Energía y Sociedad (NUMIES) y Observatorio de Desigualdades (UDP)